Para un ejecutivo, directivo o bien un emprendedor es muy importante siempre contar con una herramienta muy potente para el inicio, o bien continuar desarrollando negociaciones, estoy hablando de la tarjeta de presentación.  A pesar de ser un elemento, que para muchos, no sienten la necesidad; en la vida cotidiana, tanto presente y futura lo es.  La tarjeta de presentación, es precisamente eso; el objeto vital, que debería resumir, y digo, debería; pues a veces las mismas [tarjetas] son cargadas con demasiada información. De tal manera, que el hecho de contar con la tarjeta de presentación en el momento justo de provocar el intercambio del mismo, éste, reúne unos ciertos protocolos correctos tanto para dar la tarjeta, como para recibirla. 

A su vez, con estos protocolos que recomiendo en este segmento, se aumentan las posibilidades para que la persona que recibe una tarjeta, sobre todo si se encuentra en un evento que recibe múltiples tarjetas, te recuerde.  Al mismo tiempo, el saber entregar la tarjeta, en el momento correcto, da una mayor posibilidad para que la persona recuerde de una manera más fácil al que se la ha facilitado.

Renata Roa – consultora de imagen y relaciones públicas, comenta esto sobre lo que he indicado anteriormente, detallando el proceso de una manera más científico. Roa, enfatiza lo que se desea obtener en el ejercicio del intercambio: “Lo que buscamos es que el hemisferio derecho se combine con el hemisferio izquierdo. El hemisferio izquierdo se encarga de leer la parte lingüística, científica y matemática, mientras que el derecho se encarga de ver la estética, la creatividad y las emociones, así que entregarlo de la forma adecuada hará que se combine la función de estos dos hemisferios: el impacto visual de tu tarjeta con la lectura adecuada y el sonido de tu voz”.

Por ello, lo principal al momento de entregar una tarjeta de presentación, se recomienda que la misma se tome por esquina superior izquierda para que el receptor tenga una visual completa de la tarjeta que está recibiendo.

A su vez, al momento de recibirla se debe tomar con una mano, si la delegación es oriental, entonces se recomienda con las dos manos; sin embargo, es sumamente importante que la tomar la tarjeta se lea su contenido, hay que tomarse por lo menos uno o dos segundos para leerla; pues con esto se denota respeto e interés a la otra persona.  Una observación es que la tarjeta de presentación se guarde ya sea en un tarjetero o en la bolsa principal de la chaqueta o camisa; no es recomendable meterla en los bolsillos laterales y mucho menos en una cartera de dinero trasera de hombre; el punto clave es hacerle ver a la persona que se le tiene respeto y que hay un grado de interés; aunque no lo haya. La educación y ética ante todo.

Ya que se conoce el arte de dar y recibir, y que siempre debes llevarlas a mano, un consejo muy importante en la tarjeta de presentación, es el contenido.  La tarjeta de presentación debe tener la información actualizada, no entregues una tarjeta de presentación con información incorrecta; al mismo tiempo, es muy importante que tenga lo siguiente: 

Para terminar, recomiendo que en la parte reversa de la tarjeta de presentación se coloque el logo de la empresa, y de ser posible el website [sitio web] de la misma.  Esto se debe a que no solamente se utiliza al 100% el papel que utilizamos, sino que en caso de que esa tarjeta se cae, por casualidad de ese lado reverso, simplemente con el logo, captará la atención de una persona.

Espero que ésta sección de Educación en Negocios – Diplomacia y Networking haya sido de su agrado. Nos vemos en la próxima edición.

Arturo E. Enamorado-Caraccioli es el Gerente de Desarrollo de Negocios en MUST University.

Para cualquier información: arturo.enamorado@mustedu.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido